Necesitamos un enfoque verdaderamente transformador para satisfacer estas necesidades sin destruir las fuentes de nuestra vida, el agua, el aire, el suelo y la biodiversidad, ni socavar la capacidad de nuestra sociedad para lograr un mundo justo y compasivo.