• En su labor de constituyente, Cristina Dorador apunta a una constitución que sea ecológica, donde se reconozca la relación indisoluble entre ser humano y naturaleza y en que se rescaten tanto el conocimiento científico como los saberes ancestrales.