Si como país no queremos seguir repitiendo los mismos errores ocurridos en Zonas de Sacrificio (como Quintero-Puchuncaví, Coronel u otros), es necesario que el Estado sea capaz de actuar rápidamente y establezca una estrategia nacional del litio que vaya más allá de la creación de más instituciones, sino que a la base sostenga la justicia y la protección de las comunidades para un desarrollo real para sus territorios.
Para la firma viajaron al Valle de Jadar, lugar amenazado por el proyecto de minería de litio planificado por la multinacional británica Rio Tinto. Para los activistas, dado que el problema de la extracción es local en un aspecto pero internacional en otro, también así deben ser sus soluciones.