Coordinador de OPSAL Chile participa en encuentro para frenar la instalación de la mayor mina de litio a cielo abierto de Europa

En el encuentro realizado en Portugal se compartieron distintas experiencias de resistencia ante la propagación de proyectos mineros de litio que alimentan a la industria de la electromovilidad, la que se presenta como una solución ante el cambio climático, pero que a criterio de los participantes, solo acentúa la conflictividad al destruir los salares y humedales, ecosistemas desde donde se extrae el litio y que son vitales de conservar para evitar la propagación de gases de efecto invernadero

La Quinta do Cruzeiro en Barroso, Portugal, fue el lugar del tercer encuentro climático «Campamento Em Defesa Do Barroso» (Campamento en Defensa de Barroso) que se desarrolló entre el jueves 10 y el martes 15 de agosto. A este encuentro, organizado por UDCB – Unidos en Defensa de Covas do Barroso y Montalegre Com Vida, llegaron cientos de activistas de diversos lugares de Europa y Latinoamérica y donde participó el co-coordinador de OPSAL en Chile, Ramón Balcázar.

Para el también director de Fundación Tantí, participar en este encuentro es fundamental para «mantener los espacios de colaboración que hemos ido construyendo con otras organizaciones, que están también enfrentándose a la minería del litio y, de cierta manera, también contribuir con nuestra experiencia, con los trabajos que hemos realizado, y apoyándonos también». Instancia, donde también se mostró el documental del OPSAL «Salares Andinos: el agua vale más que el litio«. 

En Barroso, las organizaciones llevan más de cinco años luchando contra la construcción de la mayor mina de litio a cielo abierto de Europa, proyecto minero que este año, contó con la aprobación Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) por parte del gobierno de Portugal. «Aunque esta decisión representa un importante paso burocrático para la empresa, sigue sin tener derecho a acceder a la tierra ni legitimidad social para seguir adelante con el proyecto. Nosotros, los guardianes del territorio, no aceptaremos que los de arriba dicten sus injustas normas. Ahora es el momento de unirnos para detener este ecocidio, que representa un ataque al modo de vida rural», afirman desde la organización del encuentro.

Además, señalan que el gobierno de Portugal dio aprobación a la EIA a pesar de reconocer importantes impactos negativos sobre las poblaciones, la biodiversidad de las montañas y la calidad del agua, a través de la instalación de una narrativa donde se presenta como «inevitable» la extracción de litio, ya que es presentada como una única solución a la descarbonización.

«Esto es falaz. En realidad, lo que la Unión Europea y los gobiernos quieren hacer -primero Barroso, y luego muchos otros territorios- es garantizar una descarbonización que no ponga en peligro los intereses de la industria automovilística y que no ponga en peligro un crecimiento económico infinito. La promesa de beneficios para unos pocos, y de ciudades menos carbonizadas, esconde el sacrificio de territorios enteros y la continuación de la violencia asociada a una política de movilidad basada en el transporte individual», explican.

Alianzas para evitar la expansión del extractivismo verde

En esta misma búsqueda de detener el avance de la industria de la electromovilidad, al encuentro también asistió Bojana Novákovich, co-coordinadora de Mars sa Drine, colectivo de ciudadanos, expertos independientes, activistas, organizaciones no gubernamentales locales y nacionales de Serbia quienes resisten ante la extracción de litio, boro y minerales similares en Serbia.

«Fuimos creados como una red de grupos y organizaciones que están en contra del proyecto Jadar y la iniciativa de Rio Tinto, con el objetivo principal de apoyar la iniciativa local Ne Damo Jadar, para proteger el valle de Jadra y el resto. de Serbia de las consecuencias catastróficas que tendrá la extracción de litio en suelo fértil«, explican desde el colectivo.

En esta dirección es que para Ramón Balcázar «este encuentro también fue clave para volver a encontrarnos, volver a articularnos y pensar estrategias en conjunto en un contexto complejo, donde en Chile, por una parte tenemos la Estrategia Nacional del Litio; y, a nivel europeo, el Acta de Materias Primas Críticas y la negociación de la actualización, la modernización del Tratado Libre de Comercio Unión Europea-Chile, Ambas políticas públicas que hacen todavía más compleja la situación para los salarios humedales, digamos, a la luz de la expansión,  del extractivismo verde«.

 

Documental sobre una alianza transfronteriza y de cooperación

Con el objetivo de dar a conocer estas alianzas y los puntos en común de la resistencia de las organizaciones en Chile, Serbia y Portugal es que este encuentro también fue documentado por Formando Rutas, proyecto educativo sobre la extracción de litio en el Desierto de Atacama y el uso de automóviles eléctricos como supuesta solución a la crisis climática, quienes además, están trabajando en un documental que muestra estas experiencia de resistencia en los tres países.

«Nosotros mostramos el work in progress del documental a las personas que vinieron al campamento y hubo un espacio de preguntas y respuestas,  donde se hicieron preguntas a los protagonistas Bojana Novákovich y Ramón Balcázar», explicó Juan Donoso, director de documental a Aline Juárez.

En el encuentro, también se realizaron caminatas donde estuvimos en los lugares donde se pretende construir la mina de litio, así como también diversos espacios de trabajo sobre el crecimiento y la conexión entre movimientos activistas que buscan evitar que se propague la extracción de litio por parte de diversas industrias, como la electromovilidad.

Fotografías de María Isabel Capurro

About the Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *