El transporte es el principal causante de emisiones de carbono en los Estados Unidos. Esto lo convierte en un sector clave a descarbonizar con la mayor celeridad posible para limitar la crisis climática. Por ello, se prevé que en 2030 más de la mitad de las ventas de vehículos en Estados Unido sean eléctricos. Sin embargo, la nueva demanda de metales que trae consigo la electromovilidad, especialmente del principal metal no sustituible en las baterías de tracción para vehículos eléctricos (VE): es el litio. Si la demanda actual de VE continua al mismo ritmo en 2050, solo las necesidades de litio del mercado de VE estadounidenses en 250 requerirían el triple de la cantidad de litio que se produce actualmente en todo el mercado global. Este boom en la demanda implica la expansión de la minería.

En paralelo la minería a gran escala tiene un importante impacto social y medioambiental que daña en muchos casos de manera irreversible paisajes enteros sin el consentimiento de las comunidades afectadas. 

En el siguiente informe redactado por Climate + Community Project, donde OPSAL ha participado como organización revisora, se revela la posibilidad de disminuir en un 16 y 18% la demanda de litio si en Estados Unidos se reduce la dependencia de automóviles. Y, aunque se mantuviera intacta esta dependencia, si solo el tamaño de las baterías de VE cambiaran, se podría disminuir en un 42% la extracción de litio.

Descarga el informe completo (en inglés) aquí.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *