A pocos días de que se cumpla el plazo para presentar iniciativas populares para la convención constitucional, el Observatorio Plurinacional de Salares Andinos (OPSAL) ha presentado la iniciativa número 75.342 junto a la Asociación Atacameña de Regantes de Soncor, la Comunidad Indígena Colla de la Comuna de Copiapó y la Coordinadora por la Defensa del Río Loa y la Madre Tierra Patta Hoiri.

En ella, el OPSAL explica que, a pesar de las declaraciones oficiales que reconocen el valor sociocultural y ambiental de los salares y humedales andinos, es posible ver el avance de actividades que han degradado su equilibrio e integridad ecosistémica, poniendo en jaque la sustentabilidad ambiental y la preservación de un patrimonio irremplazable para el país y el planeta.

“Los salares y humedales se encuentran actualmente en una crisis socioambiental, climática e hídrica por razones naturales, pero principalmente por la sobreexplotación minera y por la desprotección por parte del Estado”, explica la iniciativa en internet.

Esto termina afectando el ciclo hídrico, la biodiversidad, y el patrimonio cultural y arqueológico del territorio. Sin embargo, “actualmente los salares son reconocidos constitucionalmente sólo como propiedad minera, desconociendo su importancia central como ecosistemas, fuentes hídricas, hábitat de biodiversidad única y como sitios naturales sagrados para los pueblos preexistentes”, detalla.

En concreto, lo que pide esta iniciativa es “el reconocimiento y la protección constitucional del patrimonio ecológico y cultural de las cuencas de los salares y humedales andinos”.

¿Cómo hacerlo? Mediante tres artículos de la carta fundamental.

Uno, donde el Estado reconozca las cuencas de los salares y humedales andinos como patrimonio ecológico y cultural del país, siendo su deber asegurar la protección de los sistemas naturales, así como los modos de vida y los sitios sagrados de los pueblos originarios que en ellos habitan.


En el siguiente, el Estado se compromete a garantizar la protección de las cuencas de los salares y humedales andinos como patrimonio ecológico y cultural del país y de sus pueblos, teniendo en cuenta los sistemas locales de conocimiento, la existencia de prácticas agropastoriles y semillas locales, así como los sitios sagrados que comprenden y significan una conexión espiritual entre los pueblos, el agua y la tierra, es decir, que son un elemento esencial de su cosmovisión ancestral.

También se propone que el Estado sea responsable de que toda intervención o actividad productiva y social que se realice en las cuencas de los salares y humedales andinos deba ser compatible con el resguardo de la protección efectiva de su patrimonio ecológico y cultural, garantizando la producción de conocimiento y educación científica, desde un diálogo de saberes y un principio de plurinacionalidad.

“En este sentido el Estado debe garantizar las condiciones para que la producción de conocimiento, así como fiscalizaciones y demás gestiones gubernamentales, se den en forma independiente del sector privado y en total transparencia”, detalla la petición.

Quedan muy pocos días para alcanzar las 15 mil firmas y presentar esto a la convención constitucional. Apóyanos con tu firma ingresando acá

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.